50 Millones

Ganó Trump. Ya hace una semana, y aún parece algo medio surreal. But let’s move on, no todo es tan terrible y, de hecho, en la misma elección hubieron buenas noticias también. El día de la elección los estadounidenses no sólo elegían a su presidente para los próximos 4 años. Ese mismo día, en 9 estados había una pregunta adicional en la papeleta: 5 estados votaban por legalizar el cannabis para adultos y 4 lo hacían para legalizarlo con fines exclusivamente medicinales.  Los resultados fueron fantásticos, quizá mejor a lo que se esperaba. Al menos hubo sorpresas en estados y condados que respaldaron la iniciativa con amplias mayorías, y no se esperaba que lo hicieran.

En concreto: de los 5 estados que votaron por la legalización con cualquier fin, 4 la aprobaron. Así, los próximos estados en tener un mercado de cannabis para adultos regulado son California, Maine, Massachusetts y Nevada. Tendrán que ponerse las pilas los activistas e intentarlo de nuevo en Arizona, que rechazó la “Proposition 205” 47,8% / 52,2%. Nos falta información y sobretodo tiempo para una opinión fundada sobre los efectos de la incorporación de estos estados al listado de “legales con todo fin”, pero un análisis rápido nos permite darnos cuenta de que se trata de algo grande. Entre los 4 estados que legalizaron “con todo fin” suman 50 millones de habitantes, al incluir a California, el estado más populoso de los Estados Unidos. Anteriormente, el 2012, Colorado y Washington abrían los fuegos con la legalización recreacional para adultos en USA para menos de 13 millones de personas. Al 2014 con la incorporación de Alaska, DC y Oregon, la cifra aumentaba a unos 18 millones. Después de estas elecciones son 50 millones las personas que pasarán a vivir con una legislación que permite todo uso de cannabis para adultos, sumando 68 millones de estadounidenses, un 18,9% del país bajo este tipo de legislación. Cuantitativamente es un tremendo salto: el número de norteamericanos viviendo bajo una legislación que permite y entrega acceso bajo un marco regulatorio establecido por ley al cannabis, para cualquier fin, casi se ha triplicado. Cualitativamente el salto también es importante: y es que no es una novedad de que hay estados más influyentes que otros. California, por ejemplo, no sólo es el estado con mayor población. Es el estado que entrega la mayor cantidad de votos electorales para las elecciones presidenciales, tiene un alto porcentaje de población latina y extranjera (lo que extiende más allá de sus fronteras la influencia de legislaciones pro-canábicas) y es hogar de algunas de las más destacadas e influyentes instituciones de educación superior del mundo como la University of California System (Berkeley, UCLA, UCSF, entre otras), University of Stanford, Caltech. Massachusetts también es un estado que alberga a universidades de talla mundial, como Harvard, MIT, Babson College, Boston College, Boston University, entre otras.

Aunque Colorado, DC, Oregon y Washington cuentan con universidades de gran calidad -algunas de ellas de talla mundial, esta oleada legalizadora tiene al menos estos tres aspectos novedosos e interesantes:

  • Por primera vez se legaliza en un estado tan grande como California
  • Por primera vez se legaliza en dos de los estados más influyentes en cuanto al impacto mundial de las universidades que albergan
  • Por primera vez tenemos una oleada legalizadora en estados con importante población latina (California y Nevada)
  • Añado un cuarto como “aparte”, porque no tiene que ver estrictamente con la legalización “con todo fin”, si no que con fines medicinales. Un estado que no tenía legislación para regular el cannabis medicinal, aprobó con un enorme margen (71,3 / 28,7) la “Enmienda 2”, que legaliza el cannabis con fines médicos. El tremendo vínculo que tiene el estado de Florida con latinoamerica y latinoamericanos nos hace ver con interés este 70% de apoyo al cannabis medicinal y el impacto que tendrá esta nueva normativa en el consumo de cannabis en Florida.

The Marijuana Index

Quienes estamos más familiarizados con las terminologías financieras y económicas no necesitamos un recordatorio de la importancia de los índices bursátiles. Pero quizá vale la pena una breve intro al tema. IPSA, NYSE, BOVESPA, DAX, NASDAQ… muy a menudo oímos más noticias sobre si últimamente “subieron” o “bajaron” que sobre lo que, en el fondo, son. ¿Y qué son? ¿Qué es un índice bursátil? No es otra cosa que un gran promedio del “valor” de un montón de acciones de distintas empresas. De esta forma, por ejemplo las 20 sociedades anónimas (recordemos que sólo este tipo de figura legal tiene su propiedad dividida en acciones que pueden libremente comprarse y venderse) más grande de la industria chilena son agrupadas en un “índice”, el IPSA (Índice de Precios Selectivo de Acciones). Cada empresa, dependiendo de su tamaño, tiene un peso diferente en este “gran promedio”, y al final del día las variaciones en los precios individuales de cada una de estas 20 acciones se “promedian” de acuerdo al peso relativo de cada una en el índice, y el índice completo cambia su valor. Así, si fueron más las alzas que las bajas, ese será un día en que el índice subirá de valor. Hay índices para muchos mercados imaginables. De partida, para casi todos los mercados regionales, es decir, existen índices que agrupan a las principales empresas de casi cada país. Pero no solo en distintas nacionalidades se dividen mercados y empresas. En un mundo donde las fronteras importan cada vez menos para hacer negocios, los índices de empresas globales que agrupan a empresas que se dedican a un mismo negocio, aunque no tengan el mismo origen, son cada vez más útiles y utilizados. Así conocemos, por ejemplo, el NASDAQ, el famoso índice de empresas del sector tecnológico americano.

Un grupo de emprendedores estadounidenses de la empresa MJIC han dado un tremendo paso en este sentido para la naciente industria cannabica mundial, creando EL PRIMER ÍNDICE DE EMPRESAS CANNABICAS norteamericanas. El “TheMarijuanaIndex” comenzó el 2 de enero de 2015 con un valor de 100 puntos. Cuando el índice se apronta a cumplir sus primeros dos años al aire -no mucho tiempo como para evaluar seriamente el comportamiento del valor de un grupo de acciones en el tiempo, sea la verdad dicha- y a seguir el rastro a 23 corporaciones dedicadas al negocio legal de la marihuana en los Estados Unidos o Canadá, ya se encuentra en un valor algo superior a 162.

screenshot-from-2016-11-01-203001Evolución del MarijuanaIndex desde su creación, el 2/enero/2015 con un valor de 100 puntos.

Fuera de lo “fashionable” que pueda ser y sonar contar con un instrumento como un índice bursátil bien construído, el trabajo de la corporación MJIC apunta mucho más lejos que la misma creación del instrumento. En palabras de ellos mismos “nuestra misión es crear oportunidades para que inversionistas puedan unirse a este mercado fronterizo de una forma que administre responsablemente los riesgos y las ganancias”. Y es que la publicación de un índice bursátil tiene múltiples beneficios para los mercados en los que ellos existen. Desde la posibilidad de conocer con un nivel de dinamismo diario la evolución del mercado a la de tener una visión rápida y diaria del impacto que día a día pueda tener la contingencia al respecto en los números de la industria, así como el impacto que a través de los resultados trimestrales van teniendo los reportes de utilidades y ventas, el establecimiento de TheMarijuanaIndex es un instrumento profesional para que profesionales puedan profesionalmente profesionalizar un mercado que, cuando yo era pequeño, ni siquiera tenía la digndad suficiente como para ser llamado realmente un “mercado”.

Cerveza artesanal / Cannabis artesanal

¿Por qué decimos “cannabis en serio”? La industria cannábica no para de cosechar éxitos y sorprendernos, sobretodo en aquellos lugares con legislación adecuada. De nuevo, Colorado. Recordemos: un estado en el corazón, en medio de las montañas en los Estados Unidos. Relativamente pequeño, de unos 5,5 millones de habitantes (menos de un tercio de la población chilena). Desde un punto de vista climático y de paisajes, no demasiado distinto a nuestro querido Valle Central: con ciudades a los pies de las montañas, inviernos fríos y veranos calurosos. En este lugar, donde también hay una no menor industria de cerveza artesanal (al igual que en Chile), las ventas de la industria legal de cannabis este año superaron, y no por poco, a las de cervecerías artesanales.

En un informe público, la Marijuana Policy Group (MPG) reportó que durante el 2015, además de ventas por cerca de 1.000 millones de dólares, el impacto económico total de la industria llegaría a los 2.400 millones de dólares. Durante el mismo año y con una metodología que también toma en cuenta un impacto más amplio que sólo las ventas, el gremio de los cerveceros de Colorado en conjunto con la Universidad de Colorado Boulder, publicaron un informe que cifra el tamaño de la industria microcervecera del estado en unos 1.700 millones de dólares. Pero eso no es todo. Además de ventas mayores, o al menos comparables, la industria cannábica creó 18.005 puestos de trabajo bajo jornada completa, de los cuales 12.591 pertenecen a empleos directamente relacionados con la industria del cannabis. Esta última cifra representa un 62% de puestos de trabajo más en la industria canábica que en la de cerveza artesanal.

meta-chartLa experiencia en Colorado nos demuestra que, eliminando prejuicios culturales de larga data que impiden que muchos puedan ver el comercio de cannabis como algo tan perjudicial (o beneficioso) para la salud como el comercio de cerveza, vino y otros alcoholes u otras drogas y substancias psicoactivas legales, como aquellas con cafeína y taurina, podemos no solo devolver la dignidad a los consumidores de cannabis y ofrecer alternativas de consumo más sanas que el alcohol, podemos también estar develando una tremenda oportunidad de creación de negocios y empleo, especialmente para los más jovenes. Noten que más de 1/3 de los empleos directamente generados por esta industria en Colorado provienen de personas contratadas para atender dispensarios y tiendas de cannabis, dependientes que tienen un gran conocimiento del producto que están listos para vender y que en una proporción importante no supera los 30 años.

Decirle NO a la legalización del cannabis es también decirle NO a esto.